Skip to content
15% OFF
TODA LA WEB
Mi Carrito

No hay productos en el carrito.

Relación del CBD con la pérdida de peso

10 diciembre, 2021

El cannabidiol puede ser una ayuda al metabolismo gracias a la acción del sistema endocannabinoide, ¿cómo funciona?

A lo largo de las diversas publicaciones de este blog se ha ido descubriendo que el cannabidiol, CBD, puede ayudar en diferentes problemas de salud, gracias al sistema endocannabinoide del organismo humano. El dolor crónico, la depresión o la ansiedad entre otros padecimientos, pueden ser aliviados gracias al CBD. Pero también existen investigaciones de los beneficios del CBD como respaldo de una dieta alimenticia, una de las mayores preocupaciones de la sociedad actual ya que aproximadamente 2 de cada 3 personas tienen sobrepeso u obesidad.

1.-¿Cómo funciona el CBD para perder peso?

Como ya se ha dado a conocer en esta entrada del blog, el sistema endocannabinoide forma parte del cuerpo humano. Se utiliza para regular muchos tejidos diferentes en el cuerpo, incluidos los sistemas neurológico, metabólico e inmunológico. A grandes rasgos, dicho sistema está formado por dos receptores, el CB1 y el CB2.

Por lo general, los receptores CB1 se ubican en el cerebro y el sistema nervioso central mientras que los receptores CB2 están en todo el cuerpo.

No obstante,  las personas con obesidad tienen un mayor número de receptores CB1 especialmente en el tejido graso. Por esta razón,  los investigadores estudian un posible vínculo entre la activación de los receptores CB1 y la obesidad.

De este modo, la aplicación de CBD externo no activa los receptores directamente, sino que influye en los cannabinoides naturales del cuerpo para bloquear o activar los receptores. Lo cual puede desempeñar un papel en la pérdida de peso u otras funciones metabólicas críticas.

2.-¿El CBD reduce el apetito?

Diversas investigaciones apuntan a que el CBD ayuda a regular el apetito. De manera equivocada, existe una creencia en la sociedad de que el cannabidiol acrecienta la sensación de hambre.

Esta idea es errónea y derivada de que el THC activa los receptores CB1 en el cuerpo, causando muchos efectos, incluyendo la estimulación del apetito. A diferencia de lo que se cree, el CBD no contiene THC por lo que la toma de cannabidiol no va a afectar al apetito.

En realidad, el CBD no desactiva los receptores CB1, pero puede influir en otras moléculas para bloquearlos. Apagar estos receptores ayuda a que la sensación de hambre sea menor y evita comer en exceso en algunas personas. De hecho, un estudio en animales más antiguo de 2012 encontró que la exposición al CBD redujo el apetito en las ratas. 

3.-¿El CBD convierte la grasa mala en grasa buena?

Un estudio de 2016 ayuda a convertir la grasa blanca o “mala” en grasa marrón, lo que puede ayudar al cuerpo a quemar calorías. Los investigadores descubrieron que el CBD desempeña múltiples funciones en la forma en que el cuerpo interactúa con la grasa.

El CBD no solo ayudó a convertir las células de grasa blanca en células de grasa marrón, sino que también estimuló al cuerpo a descomponer las grasas de manera más eficiente.

Los investigadores señalan que el CBD puede ser una terapia prometedora para prevenir la obesidad, pero se necesitan más estudios en humanos.

4.-¿El CBD quema grasa?

En relación con el apartado anterior, existe una investigación de 2018 que explica este hecho. Al convertir las células de grasa blanca en células de grasa marrón en realidad cambia la forma en que estas células actúan en el cuerpo.

Las células grasas marrones pueden ser una forma más activa de grasa. Queman energía como calor, lo que significa que en realidad queman calorías.

Como la pérdida de calorías es vital para perder peso, el CBD puede ayudar a quemar grasa si convierte la grasa blanca en grasa marrón en el cuerpo.

5.-¿Es el CBD la panacea en la pérdida de peso?

El CBD no es la solución definitiva para perder peso. Puede ayudar a este hecho, pero comer de manera saludable y hacer ejercicio son también parte fundamental para la pérdida de peso y para una vida saludable.

Hay que tener en cuenta que el CBD no es un tratamiento para la obesidad. Una persona que añade CBD a su plan de pérdida de peso sin hacer ejercicio y comer saludablemente es muy probable que no tenga beneficios. Además, no todos los cuerpos son iguales, y cada persona puede necesitar una dosis ligeramente diferente.

6.- CBD de espectro completo

En caso de utilizarse el CBD como ayuda para la regulación del peso, lo ideal es que sea de extracto de espectro completo.

La planta del cáñamo contiene otros elementos, a parte del CBD, que ayudan a este en su función. Algunos, como los terpenos en el aceite esencial de la planta, ayudan al CBD a ser absorbido por el tracto intestinal, a pasar la barrera hematoencefálica o a retardar la descomposición del CBD por el hígado. Este hecho se denomina efecto de séquito.

7.-Conclusión

Los resultados iniciales de los estudios sobre el CBD y la pérdida de peso son prometedores aunque deben ampliarse.

El CBD puede ser útil para las personas que buscan perder peso, quemar calorías o suprimir el apetito pero no es la solución definitiva. Una dieta saludable y ejercicio siguen siendo las mejores estrategias para perder peso.

Toda la información de este post así como del resto del blog tiene fines educativos por lo que no supone un asesoramiento médico profesional.

Bibliografía:

    Vemuri, V. K., Janero, D. R., & Makriyannis, A. (2008). Pharmacotherapeutic targeting of the endocannabinoid signaling system: drugs for obesity and the metabolic syndrome. Physiology & behavior, 93(4-5), 671-686.

    Ryan, D., Drysdale, A. J., Lafourcade, C., Pertwee, R. G., & Platt, B. (2009). Cannabidiol targets mitochondria to regulate intracellular Ca2+ levels. Journal of Neuroscience, 29(7), 2053-2063.

    Tedesco, L., Valerio, A., Dossena, M., Cardile, A., Ragni, M., Pagano, C., … & Nisoli, E. (2010). Cannabinoid receptor stimulation impairs mitochondrial biogenesis in mouse white adipose tissue, muscle, and liver: the role of eNOS, p38 MAPK, and AMPK pathways. Diabetes.

    Penner, E. A., Buettner, H., & Mittleman, M. A. (2013). The impact of marijuana use on glucose, insulin, and insulin resistance among US adults. The American journal of medicine, 126(7), 583-589.

    Morgan, C. J., Freeman, T. P., Schafer, G. L., & Curran, H. V. (2010). Cannabidiol attenuates the appetitive effects of Δ 9-tetrahydrocannabinol in humans smoking their chosen cannabis. Neuropsychopharmacology, 35(9), 1879.

Suscríbete a nuestra newsletter