En las diversas entradas de este blog, hemos ido desgranando como el cannabidiol, CBD puede ayudar en diferentes dolencias o procesos corporales.

Todos estos beneficios tienen un punto en común: el sistema endocannabinoide de nuestro propio cuerpo, pero ¿sabemos qué es el ECS?

1.- ¿Qué es el sistema endocannabinoide, ECS?

El ECS es un sistema de neurotransmisión formado por una serie de receptores cannabinoides y endocannabinoides, que interactúan, así como unas enzimas que regulan el ciclo de vida de los endocannabinoides.

Estos receptores de cannabinoides se encuentran en zonas y tejidos diferentes. Entre dichos lugares están el cerebro, los órganos, el sistema nervioso central y periférico, tejidos, glándulas y células inmunes… En todas las partes del cuerpo excepto en el bulbo raquídeo.

En cada una de estas zonas el ECS realiza tareas diferentes, pero siempre con el mismo fin: la homeostasis. Cabe subrayar que el sistema endocannabinoide no solo se encuentra en el ser humano, sino también se ha identificado en diversos animales como mamíferos, pájaros o anfibios.

Los fitocannabinoides como el CBD ayudan en este proceso a los elementos que produce nuestro cuerpo; multiplicando los efectos beneficiosos para el organismo. El sistema endocannabinoide es fundamental en la regulación de una amplia gama de procesos fisiológicos como son el estado de ánimo, nuestro nivel de energía, la salud intestinal, el sistema inmunológico, la presión arterial, la densidad ósea, la glucosa o incluso los niveles de estrés, hambre o dolor.

2.-Tipos de receptores

Dentro del ECS hay dos tipos de receptores cannabinoides principales, los receptores CB1 y CB2. Los mismos están relacionados con los cannabinoides que produce nuestro cuerpo — endógenos— como con aquellos que son introducidos desde el exterior, como el CBD y el THC (tetrahidrocannabinol). Los fitocannabinoides como el CBD ayudan en este proceso a los elementos que produce nuestro cuerpo; multiplicando los efectos beneficiosos para el organismo.

2.1. Los receptores CB1

¿Dónde están? Principalmente en el cerebro, en el hipocampo, la corteza cerebral, el cerebelo, los ganglios basales, el hipotálamo y la amígdala.

¿Qué regula? Influye en la capacidad de respuesta sensorial y motora (movimiento), la frecuencia cardíaca, las reacciones emocionales, el apetito y las náuseas/vómitos, la sensibilidad al dolor, el aprendizaje y la memoria, así como en la adopción de decisiones de alto nivel.

Este receptor también regula el crecimiento de las células cerebrales y la migración de células madre y median la psicoactividad. Este receptor está especialmente vinculado al THC, modulando el dolor.

2.2. Los receptores CB2

¿Dónde están?  En el sistema inmune y el sistema nervioso. También se puede encontrar en el intestino, el bazo, el hígado, el corazón, los riñones, los huesos, los vasos sanguíneos, las células linfáticas, las glándulas endocrinas y los órganos reproductores.

Los receptores CB2 pueden manifestarse en el cerebro en condiciones de daño, tras lesión por un traumatismo o por una enfermedad degenerativa. Además, regulan la respuesta inmune e inciden sobre el dolor y la inflamación. Este receptor está especialmente vinculado al CBD que funciona como un agente antiinflamatorio.

Es fundamental contar con un sistema endocannabinoide en perfecto estado para lograr la homeostasis. Es decir, compensar los cambios externos mediante el intercambio regulado de materia y energía. En definitiva: sentirnos bien a través de un proceso natural.

3.- ¿Qué es la homeostasis?

La homeostasis es el equilibrio para mantener un entorno interno estable independientemente de los cambios en el entorno externo.

La homeostasis es el equilibrio para mantener un entorno interno estable independientemente de los cambios en el entorno externo.

Aunque el CBD cuenta con multitud de beneficios, sin duda, el mayor provecho del cannabidiol es que el cuerpo permanezca en homeostasis. Gracias a esta condición, el organismo se autorregula para mantener las condiciones precisas en cada una de las células. En definitiva, la homeostasis es fundamental para mantener la salud física, mental y emocional.

Muchas enfermedades son fallos del sistema de regulación, por ello, el CBD puede ayudarnos en múltiples patologías.

4.- Los endocannabinoides

Hay dos endocannabinoides principales con los que trabaja el ECS: la anandamina (AEA) y el 2-araquidonilglicerol (2-AG).

Sobre la primera hemos escrito aquí, pero ambas se producen cuando las células las necesitan para reducir el dolor, un hecho en el que el CBD actúa de manera similar.

Los endocannabinoides también se encuentran en la intersección de diversos sistemas del cuerpo, lo que permite la comunicación y la coordinación entre diferentes tipos de células, incluidas las células inmunes, las células nerviosas y todos los órganos del cuerpo.

5.-Beneficios del CBD gracias a su trabajo con el ECS

Te ofrecemos un listado de algunos de los beneficios del CBD:

•             Regula la respuesta antiinflamatoria

•             Ajusta el sistema inmunológico y el apetito

•             Mejora el estado de ánimo

•             Alinea los niveles de ansiedad

•             Adecua el horario de sueño,

•             Reduce los niveles de estrés

•             Mejora las molestias en articulaciones y musculares, así como los síntomas de la artritis reumatoide

Está demostrado que es beneficioso en el tratamiento de afecciones neurológicas como Alzheimer, Parkinson, Esclerosis Múltiple, Epilepsia, Corea de Huntington, derrame cerebral o lesión cerebral traumática, entre otros muchos.

También cuenta con beneficios para problemas como:

    •             Mejora las molestias en articulaciones y musculares, así como los síntomas de la artritis reumatoide Síndrome metabólico (diabetes, obesidad)

    •             Mejora las molestias en articulaciones y musculares, así como los síntomas de la artritis reumatoide Enfermedad neuropsiquiatría (autismo, TDAH, trastorno de estrés postraumático, alcoholismo)

    •             Mejora las molestias en articulaciones y musculares, así como los síntomas de la artritis reumatoide Trastornos gastrointestinales (enfermedad de Crohn)

    •             Mejora las molestias en articulaciones y musculares, así como los síntomas de la artritis reumatoide Disfunción cardiovascular (aterosclerosis, arritmia)

    •             Mejora las molestias en articulaciones y musculares, así como los síntomas de la artritis reumatoide Enfermedad de la piel (acné, dermatitis, psoriasis).

Toda la información de este post así como del resto del blog tiene fines educativos por lo que no supone un asesoramiento médico profesional.

¿Conocías el sistema ECS?

Idioma »