Una de las características más beneficiosas del cannabidiol, CBD, para el organismo es su capacidad antiinflamatoria que funciona tanto de manera interna como externa.

El enorme potencial terapéutico del cannabindiol, CBD, junto con la ausencia de efectos psicoactivos han llevado a que esta molécula sea cada día más estudiada, y se ponga en evidencia su gran potencial antiinflamatorio.

Algunas enfermedades inflamatorias en las que el CBD ha demostrado tener buen resultado son la autoinmunidad, las reacciones alérgicas, las lesiones traumáticas de tejidos blandos, las distensiones musculares, la enfermedad inflamatoria intestinal, la ateroesclerosis y la inflamación postoperatoria entre otras.

1.- ¿Qué es la inflamación?

La inflamación es una respuesta del sistema inmunitario cuando hay una infección o como reacción a una lesión. Explicado de forma sintética, es una llamada de atención del cuerpo para decirle al sistema inmunitario que debe comenzar la curación.

También puede ser una forma del cuerpo de defenderse de los invasores, como virus y bacterias. Los investigadores aún están trabajando en este proceso del cuerpo ya que existen formas de inflamación que aún no se comprenden, como la cistitis intersticial o el síndrome del intestino irritable, por ejemplo.

2.- ¿Qué tipos de inflamaciones existen?

Hay dos tipos principales de inflamación: inflamación aguda e inflamación crónica.

La inflamación aguda se suele producir en lesiones que conllevan inflamación. El sistema inmunitario se esfuerza por combatir cualquier bacteria o virus que pueda estar presente en el punto de la lesión.

En este caso, y según un estudio publicado en el British Journal or Pharmacology , el CBD puede representar una alternativa farmacológica útil.

Por otra parte, la inflamación crónica es una inflamación de duración prolongada en la que ocurre al mismo tiempo la inflamación aguda, la lesión hística y la resolución; suele durar más de 15 días. La inflamación crónica se considera precursora de enfermedades cardíacas, diabetes y varias formas de cáncer. En este caso, el CBD también reduce el dolor inflamatorio crónico asociado con la inflamación al activar los receptores de glicina.

3.- ¿Cómo ayuda el CBD ante una inflamación?

El CBD es un excelente antiinflamatorio porque funciona a través de varias vías diferentes. Al hacer esto, el cannabidiol detiene el desarrollo de la inflamación en puntos diferentes del proceso. Esto aporta al CBD una ventaja frente a los tratamientos convencionales, como la aspirina, que sólo inhibe una enzima involucrada en el proceso.

Por otra parte, según algunos estudios, el CBD también combate la inflamación al ejercer un efecto que es más inmunosupresor de los macrófagos, que son las células responsables de la inflamación.

Pero, ¿cómo ayuda el CBD? A través de diversas formas:

  • El CBD frena la descomposición de la anandamida, un poderoso regulador de la inflamación en todo el cuerpo.
  • El CBD (y otros cannabinoides) son estructuralmente similares a muchos de nuestros mensajeros inflamatorios (similares a nuestras propias prostaglandinas y leucotrienos).
  • El CBD activa los receptores vanilloides, responsables de regular un conjunto diferente de mensajeros inflamatorios (TNF-a, IL-4, IL-12)
  • El CBD ralentiza la activación de células inmunitarias como las células T y B responsables de mantener la inflamación relacionada con los autoinmunes.
  • El CBD desencadena la apoptosis (muerte celular programada) en las células inmunitarias involucradas en la inflamación crónica.

4.-El CBD, la inflamación y enfermedades concretas.

Ya sabemos cómo trabaja el CBD en una inflamación pero vamos a ver cómo funciona en enfermedades concretas:

  • Colón irritable: En las enfermedades que se relacionan con la inflamación intestinal el CBD puede aliviar los espasmos de colon. La Universidad de Wageningen en los Países Bajos está estudiando si una goma de mascar con CBD puede ayudar a reducir estos espasmos y aliviar el síndrome. Hay estudios que reseñan que el CBD puede interactuar en determinados sitios gracias a sus receptores. Esto permitiría desarrollar medicamentos contra las enfermedades inflamatorias del intestino, como la colitis.

En este caso, un estudio publicado en PLOS one, examinó la efectividad del CBD para mitigar la inflamación. El estudio se centró en «biopsias de pacientes con colitis ulcerosa» y «segmentos intestinales de ratones con inflamación intestinal inducida por LPS». Los resultados preliminares mostraron que el CBD «contrarresta el entorno inflamatorio inducido por el LPS en ratones y en cultivos de colon humano derivados de pacientes con colitis ulcerosa».

  • Artritis: La artritis es una enfermedad crónica que inflama las articulaciones y al final, puede producir su atrofiamiento. Eso genera mucho dolor, y el CBD combina propiedades antiinflamatorias y analgésicas.

En este caso, se suelen utilizar productos de aplicación tópica, como cremas y bálsamos.

  • Miocarditis: Existen estudios que señalan que alivia la inflamación en el corazón por lo que es provechoso para tratar afecciones como la miocarditis que, en caso de no tratarse, pueden causar derrame cerebral y daño cerebral.
  • Dolor menstrual: Una de las causas principales parece ser la presencia de un número elevado de prostaglandinas en el útero. Estas hormonas hacen que los músculos de su útero se contraigan y relajen, lo que provoca los calambres. El dolor puede comenzar uno o dos días antes de su período. El CBD reduce reducir la producción de prostaglandinas y evita las contracciones teniendo un efecto analgésico.

5.- ¿Puede el CBD reducir demasiado la inflamación?

Hay que tener en cuenta  que una respuesta inflamatoria adecuada es vital para que nuestro sistema inmunológico sea eficaz en la lucha contra las infecciones. Por esta razón, los científicos del Centro de Investigación del Instituto Universitario de Cardiología y Neumología de Quebec realizaron una investigación sobre la idoneidad de esta respuesta. En su conclusión alertaron que, dado que algunos de los efectos antiinflamatorios de los endocannabinoides están mediados por sus metabolitos, la modulación de las vías metabólicas de los endocannabinoides podría resultar una mejor alternativa para aumentar los efectos beneficiosos del sistema endocannabinoide y limitar los efectos perjudiciales de la inflamación.

Toda la información de este post así como del resto del blog tiene fines educativos por lo que no supone un asesoramiento médico profesional.

¿Has probado el CBD para reducir la inflamación?

Bibliografía:

-Lee, W., Erdelyi, K., Matyas, C., Mukhopadhyay, P., Varga, Z., Liaudet, L., Haskó, G., Čiháková, D., Mechoulam, R. and Pacher, P. (2016). Cannabidiol Limits T Cell-Mediated Chronic Autoimmune Myocarditis: Implications to Autoimmune Disorders and Organ Transplantation. Molecular Medicine, 22(1), pp.136-146. 

-Contributor, J. (2019). What Is Inflammation?. [online] livescience.com. Available at: https://www.livescience.com/52344-inflammation.html 

-Costa, B., Trovato, A., Comelli, F., Giagnoni, G. and Colleoni, M. (2007). The non-psychoactive cannabis constituent cannabidiol is an orally effective therapeutic agent in rat chronic inflammatory and neuropathic pain. European Journal of Pharmacology, 556(1-3), pp.75-83. 

-Nagarkatti, P., Pandey, R., Rieder, S., Hegde, V. and Nagarkatti, M. (2009). Cannabinoids as novel anti-inflammatory drugs. Future Medicinal Chemistry, 1(7), pp.1333-1349. 

– Tsuji, F., Murai, M., Oki, K., Inoue, H., Sasano, M., Tanaka, H., … & Aono, H. (2010). Effects of SA13353, a transient receptor potential vanilloid 1 agonist, on leukocyte infiltration in lipopolysaccharide-induced acute lung injury and ovalbumin-induced allergic airway inflammation. Journal of pharmacological sciences, 112(4), 487-490.

– Xiong, W., Cui, T., Cheng, K., Yang, F., Chen, S., Willenbring, D., Guan, Y., Pan, H., Ren, K., Xu, Y. and Zhang, L. (2012). Cannabinoids suppress inflammatory and neuropathic pain by targeting α3 glycine receptors. The Journal of Experimental Medicine, 209(6), pp.1121-1134. 

– Grinspoon, M. (2019). Cannabidiol (CBD) — what we know and what we don’t – Harvard Health Blog. [online] Harvard Health Blog. Available at: https://www.health.harvard.edu/blog/cannabidiol-cbd-what-we-know-and-what-we-dont-2018082414476 

-Karimi, A., Majlesi, M. and Rafieian-Kopaei, M. (2015). Herbal versus synthetic drugs; beliefs and facts. Journal of Nephropharmacology, 4(1), pp.27–30.

-Vučković, S., Srebro, D., Vujović, K., Vučetić, Č. and Prostran, M. (2018). Cannabinoids and Pain: New Insights From Old Molecules. Frontiers in Pharmacology, 9.

-Baron, E. (2018). Medicinal Properties of Cannabinoids, Terpenes, and Flavonoids in Cannabis, and Benefits in Migraine, Headache, and Pain: An Update on Current Evidence and Cannabis Science. Headache: The Journal of Head and Face Pain, 58(7), pp.1139-1186.

Idioma »