Skip to content
Mi Carrito

No hay productos en el carrito.

¿Puede el CBD actuar como antibiótico?

23 diciembre, 2021

Durante los últimos cien años, los antibióticos han salvado a la humanidad de poner en riesgo su vida ante una simple infección de garganta pero también su abuso ha derivado en una alarmante resistencia bacteriana poblacional.

CBD como analgésico

Tanto es así, que la OMS ya realizó un informe de 2017 en el que afirmaba que el mundo se está quedando sin antibióticos, por lo que infecciones poco comunes en la actualidad, pueden volver a matar. En este caso, el Cannabidiol puede ser una ayuda para algunas enfermedades provocadas por bacterias, ¿en qué casos?

1.- ¿Qué es un antibiótico?

En muchos casos, la población desconoce para qué se usa exactamente un antibiótico y de ahí viene su uso abusivo. Los antibióticos son medicamentos que combaten las infecciones bacterianas en personas y animales. Funcionan matando las bacterias o dificultando su crecimiento y multiplicación. Los antibióticos solo tratan ciertas infecciones bacterianas, como amigdalitis estreptocócica, infecciones de las vías urinarias y E. coli.

Tomar antibióticos cuando no es necesario puede tener efectos secundarios contribuyendo a la resistencia a los mismos y llegando a ser una amenaza para la salud pública. Dicha resistencia ocurre cuando la bacteria cambia y puede resistir los efectos de un antibiótico, es decir, las bacterias continúan creciendo.

2.- ¿Qué puede aportar el CBD?

El Cannabidiol puede ser una ayuda para luchar contra las infecciones, aunque es necesario ampliar los estudios sobre ello.  La alarma saltó en 1976 cuando se publicó una pequeña investigación donde se hablaba sobre la actividad bactericida tanto del THC como del CBD purificados.

Dicho estudio ha sido recuperado por el Dr. Blaskovich que lidera un grupo de investigación del Instituto de Biociencia Molecular en la Universidad de Queensland, Australia. Junto con Botanix Pharmaceuticals Limited ha comprobado que el CBD puede ser efectivo contra bacterias resistentes de los últimos 60 años.

Según dicho estudio, el cannabidiol demostró presentar capacidad antimicrobiana frente a varias bacterias, incluyendo bacterias altamente resistentes a antibióticos como Staphylococcus aureus, Streptococcus pneumoniae y Clostridioides difficile. Por lo que podría ser de ayuda en el tratamiento de este tipo de infecciones, ya que el Cannabidiol tiene poca tendencia a producir resistencia, al contrario de lo que ocurre con muchos antibióticos. También fue efectivo para alterar las biopelículas, una forma física de crecimiento de bacterias que produce infecciones difíciles de tratar, siendo particularmente atractiva la combinación de la actividad antimicrobiana y la capacidad antiinflamatoria del CBD.

Lo cierto es que esta investigación no es concluyente ya que no ha sido revisada por pares para validar la información ni publicada en una revista científica, solo se ha demostrado en condiciones de laboratorio y modelos animales, por lo que deberá realizarse un trabajo adicional para verificar la eficacia en humanos.

3.- ¿Cuáles son los beneficios el CBD como antibiótico?

A pesar de que es necesario continuar investigación, se pueden conocer algunas ventajas del CBD en su uso como antibiótico. La principal es que parece ser eficaz frente a los dos tipos de bacterias, las llamadas gram-positivas y las gram-negativas. Las bacterias gram-negativas se diferencian de las gram-positivas en la membrana que las rodea. Las bacterias gram-negativas presentan una capa extra en esta envoltura hace que sea más complicado atravesarla y dificulta la acción de los antibióticos.

Entre las bacterias gram-negativas sensibles al cannabidiol se encuentra Neisserie gonorrhoeae que causa la gonorrea, Neisserie meningitidis causante de la meningitis y Legionella pneumophila que produce la legionelosis.

Precisamente la bacteria causante de la gonorrea tiene una gran facilidad para desarrollar resistencia frente a los antibióticos. Actualmente es una de las enfermedades de transmisión sexual más extendidas, y ya no existe un único antibiótico fiable para su tratamiento. Su sensibilidad ante el cannabidiol nos da cierta esperanza.

El cannabidiol también es eficaz contra Staphylococcus aureus resistente a meticilina (MRSA), una de las infecciones resistentes a antibióticos más comunes en los hospitales. Esta bacteria forma una biopelícula que la protege y así logra escapar del tratamiento con antibióticos. El Cannabidiol logra romper esta capa viscosa y elimina a la bacteria.

Precisamente, los investigadores trabajan en esa idea y creen que el Cannabidiol mata las bacterias destruyendo su membrana celular y rompiendo las biopelículas que las protegen, aunque el mecanismo no se conoce exactamente.

 

También realizaron experimentos para comprobar si las bacterias podían generar resistencia  frente al cannabidiol, y la buena noticia es que el CBD tiene menos tendencia a generar resistencia en las bacterias que los antibióticos.

Pero a pesar de las prometedoras primeras pruebas, el Dr. Blaskovich aconseja a los consumidores que tengan mucho cuidado: «No queremos que la gente intente automedicarse. Se necesita mucho más trabajo para demostrar que el CBD sería útil para tratar infecciones en humanos», afirma en una entrevista Live Science. «Actualmente sería muy peligroso tratar una infección grave con cannabidiol en lugar de con uno de los antibióticos probados».

4.-Conclusión

Lo cierto es que los investigadores todavía no están seguros del mecanismo de acción del CBD. De hecho, el propio Dr. Blaskovich destacó que, debido a que los resultados están en fases preliminares, es demasiado temprano para que empecemos a automedicarnos con CBD para las infecciones.

El estudio también se ha realizado in vitro (fuera del cuerpo humano), y existe el riesgo de no arrojar los mismos resultados en los ensayos clínicos

La buena noticia es que el CBD no es tóxico por lo que su uso no es perjudicial. Afortunadamente, el Dr. Blaskovich y su equipo van a continuar su investigación probando el CBD en modelos animales de infección. La esperanza es que puedan identificar qué cepas bacterianas podría reducir, cuáles podría matar por completo, y el mecanismo de acción exacto.

FUENTES CONSULTADAS:

suscribete a nuestra newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.